Política sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación.

Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Pulse el botón ACEPTAR, para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Después de aceptar no volveremos a mostrar este mensaje.

El zapato: de accesorio a objeto de lujo y deseo

Curiosidades
16 Nov 2020, 10:35
El zapato: de accesorio a objeto de lujo y deseo

¿Son los zapatos un objeto de deseo? Supongo que tienes tentaciones por este calzado, pero ¿por qué? ¿Qué tienen, a diferencia de cualquier otro artículo de moda, que inspiran tanto entusiasmo en muchas de nosotras? Nos hacen chillar de emoción y declarar que simplemente tenemos que comprarlos.

Por qué amamos los zapatos

Junto a las joyas y los complementos, los zapatos son otra parte de tu armario que te encanta. Y no, no pienses que estás obsesionada enfermizamente con ellos. Seguramente tendrás tantos pares como la mujer promedio. Según la conocida revista ¡Hola!:

  • Debes saber que el 70 % de las mujeres afirman haber gastado una gran cantidad de dinero en calzado.

  • Las estadísticas indican que una de cada cuatro mujeres tiene más de 20 pares en el armario.

  • Por supuesto, al 79 % de mujeres les gustaría estrenar cada día un par nuevo.

Podría ser interesante intentar entender por qué los amamos tanto. Para ello, podemos basarnos en dos premisas:

  • No existe un zapato para todas las ocasiones (aunque te digan lo contrario). Sí, seguramente te hayas comprado alguna vez un par solo para usar una vez en tu vida.

  • El placer de sentir que tienes uno más en tu armario, con ese subidón de oxitocina que se experimenta, como cuando das un beso por primera vez. El hecho de comprarlos, de pensar que están simplemente ahí dispuestos para ti, posando en tu zapatero, ¡simplemente te saca una sonrisa!

En sí, una respuesta rápida a dicha cuestión es que simplemente se trata de una afición. Es el deseo de querer coleccionarlos para que cada uno encaje con cada ocasión particular, para admirarlos y adorarlos.

Seguramente estarás pensando en esos ocho pares de zapatos que tienes para acudir a una cena formal: de distintos colores entre ellos, con un tacón más o menos alto... Esto podría equipararse al corredor que tiene distintos pares de zapatillas para desempeñar su ejercicio físico.

  • Sentir la necesidad de guardarlos y de utilizar cada uno para un momento determinado es completamente normal.

Obra de Arturo Ricci: The Birthday party

Obra de Arturo Ricci: The Birthday party

Los zapatos como objeto de deseo

Podría decirse que fue a partir del siglo XVIII cuando el modo de vestir de las mujeres empezó a empoderarse aún más, integrando sus emociones y sentimientos a la hora de escoger las prendas y accesorios.

  • Las mujeres, en aquel entonces, empezaron a llevar un calzado esbelto, curvado y alto, con el objetivo de resaltar su figura. Es entonces cuando el estilo femenino comenzaría a construirse de acuerdo con sus emociones.

Fue en la época de la Ilustración cuando se dio dicho giro. Las mujeres empezaban a vestir según unos parámetros de moda determinados y usando tacones altos. Era una forma más de distinguir sus clases sociales, además de dar comienzo a la adquisición de zapatos como hobby o coleccionismo.

Cabe destacar también que los zapatos, a lo largo del tiempo, han escondido una de las partes del cuerpo más deseadas: el pie. Así, han adornado y también sostenido una de las partes del cuerpo más controvertidas.

Los zapatos, entre los accesorios más interesantes y complejos

Los zapatos pueden haber sido considerados antiguamente como accesorios que podían seducir e inducir el deseo sexual. Pero actualmente son objetos de deseo que no solamente atraen la atención de otros, sino que además cubren, protegen, embellecen los pies y, ante todo, pueden contar numerosas historias.

  • Si hablamos de tacones altos, existen muchas teorías. Una de ellas es pensar que, como la mayoría de animales, estamos programados para asociar altura con poder. No es de extrañar que los zapatos de tacón puedan hacerte sentir más poderosa, con mayor confianza y autoestima, ya sea en lugares de trabajo, reuniones con amigos, citas de pareja, etc. De ahí vendría esa necesidad por poseer más y más pares de tacones, como calzado preciado.

  • Por otro lado, el calzado establece de forma única un contacto con tu cuerpo. Una vez que encaja en tus pies, te hace sentir única, arreglada y, sobre todo, segura. Y no, esto no significa que los zapatos aporten una visión de ti superior sobre otras personas, pero sí que te ayudan a verte como una persona única y especial en este mundo.

  • Por último, el zapato también produce un gran impacto en tu confort. ¡No hay nada mejor que llevar un calzado cómodo y bonito para lucir! Por eso, existe una amplia variedad en el mercado que te despierta la necesidad de adquirir uno más.

Los zapatos de mujer han sido uno de los accesorios más interesantes y complejos de entender a lo largo de la historia. En sí, pueden mostrar la personalidad, gustos y estatus de quien los utiliza. Además, son objetos predilectos para muchas mujeres en su armario.