Política sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación.

Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Pulse el botón ACEPTAR, para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Después de aceptar no volveremos a mostrar este mensaje.

Trucos para que no se te resbalen los pies en las sandalias este verano

Curiosidades
08 Jul 2020, 11:29
Trucos para que no se te resbalen los pies en las sandalias este verano

Llega el verano y, con él, los días en la playa, los vestidos veraniegos, los helados... pero desgraciadamente también los inconvenientes del sudor. En concreto en los pies, que pueden resbalar en nuestras sandalias, sobre todo, si no son de piel auténtica. No te preocupes, a continuación, te daremos unos trucos para que no resbalen los pies en las sandalias y podrás llevarlas tranquilamente este verano.

Los 5 mejores trucos para que no resbalen los pies en las sandalias

Si notas que tus zapatos resbalan, es conveniente que tomes medidas, ya que evitarás accidentes como caídas, así como molestas rozaduras y llagas.

  • Primero, debes saber que esto sucede con los zapatos de piel artificial, ya que sus materiales (fundamentalmente, plástico) no son transpirables. Por tanto, es un efecto normal, no se debe a un problema de sudor de pies. Lo ideal sería utilizar zapatos de piel de calidad: verás que entonces no tienes problemas con los resbalones a la hora de llevar tus zapatos.

Si ya has comprado unas preciosas sandalias en las que tu pie resbala, no te preocupes. No necesitas hacer nada complicado, estos trucos caseros suelen ser perfectamente efectivos. Además, si uno no te funciona, puedes probar otro, ¡verás como darás con la solución!

Un poco de laca

Pon algo de laca sobre la plantilla de la sandalia. Espera a que se seque y podrás llevarla sin que resbale. También puedes aplicarla en la planta de los pies.

Echar polvos de talco

Los polvos de talco son muy efectivos para absorber el sudor. Así, no solamente evitarán que resbales, sino que también que tus pies suden o huelan mal. Un dato: también es efectivo para evitar el sudor y mal olor en los zapatos cerrados y funciona aunque no sea talco específico para pies.

Desodorante antisudor al rescate

Los desodorantes para pies eliminan el exceso de humedad en los pies, así que también resultan efectivos. Lo mejor es que están creados específicamente para los pies y los puedes usar a diario.

Utilizar cinta de doble cara

Este truco está más indicado si usas medias con las sandalias. Corta un trozo de cinta aislante, dóblala por la mitad, de manera que pegues una parte en la suela y la otra en el pie o la media. Así tendrás una sujeción óptima entre ambas superficies.

Plantillas de silicona, nuestras grandes aliadas

Existen plantillas de silicona especialmente pensadas para que los pies no resbalen en los zapatos de tacón. Así, tienes una solución duradera tanto para sandalias planas como de tacón.

Lijar un poco la plantilla

Las plantillas que son de piel sintética suelen resbalar, pero puedes utilizar papel de lija fino para hacer que la parte delantera sea más rugosa y así favorecer el agarre del pie. Ten cuidado para no romper la suela interior del zapato.

¿Qué hacer si las sandalias resbalan sobre el suelo?

Si tu problema es que las sandalias resbalan con el suelo, y no con tus pies, también existen soluciones que puedes aplicar fácilmente.

Utiliza laca

Exactamente igual que en el caso anterior, aplica laca en la suela de los zapatos, déjalos secar y ya puedes utilizarlos.

Patata antirresbalones

Corta una patata por la mitad y frótala en la suela. Deja que se seque durante una hora y calza tus zapatos. La patata tiene almidón, que crea una capa protectora en la suela que evita los resbalones.

Utiliza unas tijeras... con cuidado

Los surcos que hay en las suelas a menudo ayudan a su agarre. Pero algunas no tienen surcos adecuados y realizarlos puede ayudar. Puedes hacerlos con unas tijeras, pero piensa antes de ponerte manos a la obra. Los surcos profundos no significan mejor agarre, sino que tengan la anchura suficiente y que conviertan la suela en una superficie rugosa, que es lo que favorece el agarre con el suelo. Lo mejor es trazar algunas líneas paralelas o cruzadas que modifiquen la textura de la suela.

Papel de lija

Frotando las suelas con papel de lija podrías conseguir que sean más rugosas y así favorecer su agarre al suelo, evitando que resbalen.

Un truco de profesional

Si tus sandalias realmente merecen la pena y quieres seguridad a la hora de caminar, consigue lo siguiente:

  • Papel de lija de grano fino

  • Protector antideslizante de calzado

  • Trapo húmedo

Frota la suela con el papel de lija hasta que notes que está más rugosa. A continuación, limpia la superficie con el trapo húmedo y pega el protector de calzado antideslizante.

Cada pie y cada zapato es diferente, por eso puede que algunos trucos te funcionen mejor que otros. Y si ninguno lo ha hecho, seguro que habrás aprendido algo: que en el futuro no debes adquirir determinado tipo de zapatos. Pero es raro que ocurra esto, y ya verás: alguna de estas soluciones salvará tus sandalias de estos desagradables y peligrosos resbalones.