Política sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación.

Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Pulse el botón ACEPTAR, para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Después de aceptar no volveremos a mostrar este mensaje.

Historia y origen de las botas

Curiosidades
23 Mar 2020, 00:00
Historia y origen de las botas

Seguramente te hayas preguntado alguna vez cuál es el origen de las botas, un complemento que se ha convertido en indispensable en nuestros armarios. Nos protege del frío y de la lluvia en pleno invierno, a la vez que estiliza nuestros pies. De tacón, planas, de caña alta, botas vaqueras o estilo cowboy, te contamos de dónde procede este tipo de calzado.

Así es el origen de las botas y su historia

Para saber cuál es el origen de las botas hay que remontarse muy atrás en el tiempo, puesto que su creación y posterior evolución ha ido de la mano a través de la historia con la civilización del hombre. Desde ser un elemento necesario para la protección del pie, hasta aumentar la vanidad con diseños y manufacturas de vanguardia, las botas tienen una interesante y larga historia a sus espaldas.

El inicio de este calzado

Muchas pinturas rupestres que se han encontrado en España y que datan del año 15.000 a.C, ya atestiguan la existencia de botas rudimentarias. Un momento en el que se convertía en una necesidad para proteger el pie de las inclemencias del tiempo y de las irregularidades del suelo.

Las primeras civilizaciones conocidas, en Mesopotamia y Egipto, fueron testigos de la presencia de la bota en el día a día de hombres y mujeres. De esta época datan los ejemplares más antiguos, que ya empezaban a dar muestras de que la decoración importaba a la hora de vestir el pie.

Nada como las indumentarias egipcias para darse cuenta de la importancia que se le daba al aspecto exterior, y en el momento de calzarse no iban a ser menos.

El uso de las botas por las mujeres a lo largo de la historia

Como decíamos, las primeras civilizaciones utilizan botas en ambos géneros, pero eso fue cambiando con el transcurrir de los años. Se convirtió en un complemento exclusivamente masculino, ya que se reservó para la mujer una posición más casera, por lo que sus pies no necesitaban un calzado tan rudo y fuerte. La delicadeza empezó a ser una característica femenina, también a la hora de calzarse.

Solo había una excepción en la que la mujer usaba botas: para montar a caballo. Se trataba de una actividad que solo practicaban las clases sociales altas, y aunque las clases bajas también trabajaban con caballos, no estaba bien visto el uso de este calzado por las mujeres.

Siglo XIX: época de cambios

Este siglo trajo consigo un cambio paulatino en la mentalidad de la sociedad, por lo que el papel de la mujer fue mudando también. Alrededor del año 1830, se diseñó la primera bota de mujer, que sirvió para descubrir ese mundo que se abría poco a poco frente a inventos y avances tecnológicos.

Los lazos, los botones y los decorados eran parte indiscutible de los modelos femeninos de bota, frente a la rudeza de los modelos masculinos. La gran diferencia entre ambos modelos era la caña:

  • Caña alta para bota de hombre. Un estilo más militar

  • Caña baja para bota de mujer.

Aún así, existían modelos masculinos que destacaban por la suntuosidad de sus decorados y ornamentaciones.

En esta época se puede considerar a la reina Victoria de Inglaterra como la principal impulsora de la bota femenina, que estaba ideada para largos paseos diurnos y para las fiestas posteriores. Hacia finales de siglo, era ya un calzado usado plenamente por ambos sexos.

Origen de las botas: en la actualidad

Las botas a día de hoy

La evolución del estilismo de las botas queda patente en los modelos que podemos encontrar hoy en día, de muy diferentes características. De todos los colores y con diseños más que extravagantes, la bota se ha convertido en un complemento femenino indispensable.

Al contrario que ocurría al principio, ha dado el paso a la inversa: de modelos femeninos abundantes a escasos modelos masculinos. Y no solo eso, sino que la caña de la bota también ha cambiado de bando:

  • La caña alta es más popular entre mujeres, incluso con alturas imposibles por encima de la rodilla y llegando a la mitad del muslo.

  • La bota de hombre es muy baja, en el tobillo. Pueden considerarse botines en vez de botas incluso.

Las modas también han hecho hincapié en este complemento, que en los años 80 apostó por la tendencia cowboy o vaquero. Una tendencia importada del mundo rural de Estados Unidos que ahora está presente en las pasarelas de todo el mundo.

En esa misma época, otro tipo de bota, se convirtió en complemento básico de los looks moteros y rockeros: las botas de cuero negro.

La evolución de la bota a lo largo de los años ha dado vueltas y vueltas para volver al punto de origen: un calzado que protege al pie sin renunciar a los estilismos y a las tendencias. Una forma de apostar por la moda ya desde los pies sin perder de vista su funcionalidad y comodidad.