Política sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación.

Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Pulse el botón ACEPTAR, para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Después de aceptar no volveremos a mostrar este mensaje.

Cómo evitar las rozaduras por zapatos nuevos

Mima tus pies
30 Mar 2021, 00:00
Cómo evitar las rozaduras por zapatos nuevos

Evitar rozaduras por los zapatos nuevos es más fácil de lo que crees. Hay muchos remedios caseros muy sencillos que pueden ayudarte. Es importante que sepas que no es normal que te molesten los pies al estrenar calzado. El dolor puede deberse a varios factores: zapatos demasiado duros y ajustados, diseño poco idóneo, o quizá que vengan con alguna costura del zapato suelta. ¡Te dejamos estos trucos para que los zapatos nuevos no te rocen más!

Las claves para evitar que te hagan rozaduras

Lo primero es identificar dónde te duelen y por qué. Para ello es recomendable que te los pongas en casa, que camines un poco con ellos para concretar el problema y después aplicar el remedio correcto. Los trucos que mejor resuelven este problema son los siguientes:

Rellénalos con papel periódico

El papel de periódico ayuda a ensancharlos. Coge unas cuantas hojas de papel y humedécelas un poco. Mételas en el zapato y déjalas toda la noche. Saca las bolas al día siguiente y comprobarás como tus zapatos te resultan mucho más holgados.

  • También puedes rellenarlos con papel de periódico sin humedecer y meterlos en el congelador durante dos o tres días. Recuerda no rellenar excesivamente los zapatos para no deformarlos.

Utiliza una cuchara para evitar roces

Con una simple cuchara puedes conseguir que tus zapatos no te rocen el pie en exceso. Pasa la parte posterior de una cuchara por las tiras, los talones o cualquier parte que pueda rozarte el pie.

  • Con este simple gesto limitarás la presión de ciertas partes del zapato sobre el pie. Eso sí, la clave para que este truco funcione está en que pases la cuchara con fuerza.

Utiliza calcetines siempre que puedas

Los calcetines son excelentes para proteger el pie del calzado. Prevendrás cualquier tipo de rozaduras y ampollas en los pies. ¿Y si son sandalias, tacones o bailarinas?

  • Puedes probar a ponerte estos zapatos con calcetines en casa y caminar un rato con ellos durante algunas tardes.

  • Otra idea, si tus zapatos son demasiado estrechos para unos calcetines o estos se ven con el calzado puesto, utiliza unas medias finas.

  • ¿O por qué no unirte a la moda de las sandalias con calcetines? Es una idea magnífica y muy in para llevar zapatos abiertos en invierno y además te ayuda a evitar rozaduras.

Usa polvos de talco para evitar el sudor

El polvo de talco evita que los pies suden y aparezcan las tan temidas y molestas rozaduras. Lo único que tienes que hacer es espolvorear todo el calzado por dentro con este producto.

  • Asegúrate de que no quede ninguna zona sin cubrir. Y recuerda, los pies deben estar bien secos antes de ponerte los zapatos.

Crema hidratante, cuida tu piel antes

Crema hidratante, cuida tu piel antes

La crema hidratante es una estupenda forma de impedir las rozaduras y las ampollas. Y es que, al estar la piel humectada, resulta menos vulnerable a este tipo de lesiones.

  • Basta con que te apliques un poco de crema hidratante por todo el pie, pon especial atención a la zona interdigital y a los bordes de los mismos. Hazlo justo antes de ponértelos.

Sécate bien los pies al salir de la ducha

Cuando nos ponemos los escarpines con los pies aún húmedos de la ducha, podemos provocarnos hongos, infecciones y rozaduras. Cuando salgas de la ducha, no tengas prisa.

  • Siéntate y sécate los pies con una toalla de buena calidad y un poquito de paciencia. No olvides insistir en la zona del interior de los dedos.

Aplica el secador para ablandar el material

Si tus zapatos nuevos están elaborados con un material demasiado duro y molesta a tus pies, puedes intentar hacerlos más flexibles. Una estupenda opción es aplicarles calor en las zonas donde más te duelen, ¡verás lo flexibles que se vuelven! Déjate los zapatos puestos hasta que se enfríen del todo.

Vaselina o aloe vera para evitar las rozaduras

Con la vaselina o el aloe vera lograrás que el pie no esté en permanente contacto con el material y, por tanto, esquivarás las molestas rozaduras.

  • Administra cualquiera de los dos justo antes de ponerte los zapatos. Haz un mayor hincapié en los bordes de los pies y en los talones.

Si quieres evitar las rozaduras con zapatos nuevos recurre a alguno de estos remedios caseros, o incluso combina varios. Vaselina, crema hidratante, polvos de talco, el truco de la cuchara o el de los calcetines... Elige el que más se ajuste a tu problema y no te olvides de llevar unas tiritas en el bolso. ¡Resultados garantizados!