Política sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación.

Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Pulse el botón ACEPTAR, para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Después de aceptar no volveremos a mostrar este mensaje.

Remedios para curar ampollas en los pies y prevenir nuevas

Mima tu pies
28 Jul 2020, 12:27
Remedios para curar ampollas en los pies y prevenir nuevas

Aunque las ampollas y rozaduras son más frecuentes en verano por el roce o fricción que se crea al ir sin calcetines o medias, también se pueden sufrir con calzado cerrado después de grandes caminatas, llevar un calzado inadecuado o al estrenar zapatos. Curar las ampollas en los pies es muy importante para evitar infecciones y problemas mayores. Ponle solución cuanto antes.

Tips para curar las ampollas en los pies con resultados eficaces

Curar ampollas o rozaduras en los pies es muy sencillo, te llevará tan sólo unos minutos y notarás pronto el resultado. Lo que buscamos es evitar que una ampolla en el pie se convierta en una herida abierta que pueda infectarse fácilmente y provocarnos otros males.

Sigue nuestros sencillos consejos para curar rápidamente las ampollas en los pies:

1. Lo primero es limpiar la zona

Limpia la lesión cuidadosamente. Lava la zona afectada con jabón de manera cuidadosa y finaliza enjuagando la zona con abundante agua tibia.

2. Desinfecta la lesión debidamente

Para desinfectar la ampolla, comienza secando la piel delicadamente, puedes hacerlo utilizando gasas estériles o una toalla de algodón.

  • No frotes al secar, hazlo con pequeños toques sobre la zona.

  • Después de esto, aplica povidona yodada o clorhexidina, con el objetivo de eliminar cualquier tipo de bacteria o suciedad que pueda quedar.

Recuerda que la desinfección y limpieza de la herida es crucial para acelerar el proceso de regeneración natural de la piel.

3. Colocar el apósito para proteger la herida

Procede a cubrir la ampolla utilizando una gasa antiadherente, para evitar que se pegue a la piel, y luego cúbrela con un esparadrapo de papel. Éstos ofrecen mejor transpiración.

4. Dejar el apósito hasta que se desprenda

Permite que el apósito se mantenga en la herida por un par de días hasta que se desprenda. Una vez que suceda esto, debes limpiar la ampolla y aplicar un nuevo apósito. Recuerda repetir estos pasos hasta que la lesión haya sanado.

5. ¿Cuándo debo pinchar una ampolla?

Es muy importante que solo pinches una ampolla cuando ésta sea de gran tamaño y te impida caminar por el dolor que causa. En caso de que sea necesario:

  • Debes pincharla y drenarla sin quitar la piel, utilizando una aguja esterilizada.

  • Vacía su contenido y procede a desinfectar nuevamente la zona para evitar que esta se infecte.

  • Finaliza aplicando un apósito especial conocido como «segunda piel» que favorece la cicatrización, y asegúrate de que cubra toda la zona.

Trucos para prevenir la aparición de nuevas ampollas

Ten en cuenta que las ampollas se desarrollan cuando la piel sufre una fricción repetitiva. Esta situación es más común de lo que parece, por lo que es crucial que conozcas los mejores trucos para prevenirlas.

  • Mantén la piel hidratada. Evita las rozaduras en la piel manteniéndola hidratada con cremas especiales. Si tu piel se reseca perderá elasticidad, lo que la hará más propensa a sufrir heridas.

  • Utiliza calcetines. Prevén roces utilizando calcetines sin costuras, como los fabricados con materiales técnicos, y que promuevan la ventilación y la transpiración. No es recomendable la utilización de calzado sin calcetines, a excepción del preparado para ello como pueden ser las sandalias.

  • Utiliza un calzado adecuado. Si vas a comprar zapatos nuevos, hazlo al final del día, cuando los pies se encuentran más dilatados. Es primordial que escojas el calzado adecuado para cada actividad que vayas a realizar.

  • Alíate con la vaselina. Utiliza vaselina o una crema anti rozamientos en el momento de estrenar zapatos. En especial si vas a realizar una larga caminata con ellos. Aplícala generosamente en los lugares más propensos a sufrir lesiones.

  • Tiritas o apósitos. Utilízalos de forma esporádica. Suelen ser bastante eficaces sobre todo para prevenir. Si sabemos que un zapato nos va a hacer daño, podemos ponernos una tirita para evitar la rozadura.

A la mínima señal de aparición de ampollas, es fundamental curarlas. Es muy fácil que una ampolla derive en una infección si no se desinfecta y se cura debidamente. Sigue los sencillos consejos que te hemos comentado y evitarás problemas mayores.