Política sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación.

Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Pulse el botón ACEPTAR, para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Después de aceptar no volveremos a mostrar este mensaje.

Cómo aliviar el dolor de los juanetes: remedios caseros

Mima tu pies
10 Nov 2020, 10:01
Cómo aliviar el dolor de los juanetes: remedios caseros

Sabemos que es muy doloroso sufrir de juanetes, por ello, te proponemos diversos métodos para empezar a poner en práctica. Cómo aliviar el dolor de juanetes ya no será un misterio para ti. Combate de manera sencilla las molestias originadas por esta patología.

10 consejos para aliviar el dolor de los juanetes

El dolor intenso es una de las características de esta deformidad del pie, que puede incluso afectar a la forma de desarrollar tu vida normal. No obstante, existen diferentes remedios caseros que pueden marcar la diferencia a la hora de convivir con los juanetes.

1. El hielo, tu aliado contra los juanetes

El hielo es uno de tus mejores aliados para tratar los juanetes, ya que, además de ser efectivo para aliviar rápidamente el dolor y la hinchazón de la zona, es algo que siempre tienes en casa.

  • Procura aplicarlo después de haber caminado mucho o haber pasado bastante tiempo de pie.

  • Alternar frío y calor es una buena forma de mejorar la circulación.

2. Plantillas, almohadillas y férulas

Cualquiera de estos elementos te proporcionarán confort en tu día a día. Ayudan a distribuir correctamente la presión o a corregir la posición del pie, evitando que la dolencia vaya a más y reduciendo los síntomas.

  • Consulta en tu farmacia de confianza o tienda de ortopedia, cuál de estos elementos te vendrá mejor.

3. Ejercita la zona cada día

Mover los dedos suavemente con la mano o rodar una pelota con los pies durante unos minutos son algunos ejercicios muy sencillos que puedes poner en práctica. Además, te relajará bastante llevarlos a cabo.

  • Recuerda ejercitar tus pies de este modo cada día. Comienza esta rutina y al cabo de unas semanas no olvidarás realizar estos ejercicios.

4. Aceites esenciales

Puedes mejorar los efectos de los ejercicios anteriores o de los masajes en los pies añadiendo algunos tipos de aceites esenciales entre cuyas propiedades estén las antiinflamatorias. Apuesta por estos aceites que encontrarás fácilmente en el mercado:

  • Aceite esencial de lavanda

  • Aceite esencial de caléndula

  • Aceite esencial de gaulteria

5. Manzanilla, el remedio de toda la vida

Esta planta es tremendamente beneficiosa, debido a que tiene poderes sedantes, analgésicos y antiinflamatorios. Puedes optar por:

  • Tomarla a diario en forma de infusión

  • Aplicarla directamente a través de cataplasmas o ungüentos en los pies

Baño de pies para aliviar los juanetes

6. Baño de pies: relaja y alivia el dolor

Los baños de sal son un gran remedio popular para los pies cansados y también funcionan muy bien para aliviar el dolor causado por los juanetes.

  • Añade una o dos cucharadas de sal marina o sal de higuera en agua tibia. Pon los pies a remojo por unos 20 minutos.

  • Te recomendamos que lo hagas todos los días justo antes de irte a dormir.

7. Cúrcuma: una especia antiinflamatoria

La cúrcuma es otro ingrediente que no puedes perderte debido a su efecto antiinflamatorio. Puedes elaborar fácilmente un tónico:

  • Mezcla 5 gramos de esta especia junto con alguno de los aceites anteriormente mencionados.

  • Posteriormente, aplícalo en la zona afectada realizando un masaje suave.

8. Yodo y zumo de limón.

Otra poderosa combinación para aliviar el dolor es masajear la zona con una mezcla de yodo y zumo de limón.

  • Mezcla a partes iguales yodo y zumo de limón en un recipiente.

  • Cuando la mezcla sea homogénea, aplícala sobre el juanete y masajea suavemente.

Cuidar la dieta para aliviar los juanetes

9. Dieta equilibrada

La alimentación también tiene un papel esencial cuando se trata de los juanetes. Procura incorporar suficientes frutas y verduras a tu dieta, así como alimentos con poderosas propiedades, como el té verde, el jengibre, la canela o la avena, para reducir el dolor y la hinchazón de esta zona del pie.

10. Zapatos nuevos pero adecuados

La comodidad es muy importante y con el calzado adecuado podemos aliviar en gran medida las molestias ocasionadas por los juanetes.

  • Unos zapatos que sean anchos y donde los dedos tengan suficiente espacio son ideales para evitar rozaduras y presión en las articulaciones.

Otras formas de aliviar los juanetes

Otras soluciones ante el dolor de juanetes

Además de los remedios caseros que te hemos propuesto, también tienes otras opciones más drásticas para tratar esta dolencia cuando esté avanzada o el dolor te impida llevar una vida plena.

  • Tratamientos en el podólogo. Nadie mejor que un especialista para que te recomiende el mejor tratamiento a seguir para tu caso en concreto. Por ejemplo, este puede encargarse de realizarte una plantilla ortopédica a medida.

  • Inyecciones y medicamentos. También puedes recurrir a los medicamentos específicos para quitar el dolor, recomendados por el médico correspondiente; o a inyecciones de corticoesteroides, que actúan en las bolsas de líquidos para bajar la inflamación.

  • Operación de juanetes. Como última opción para los casos más graves, están los tratamientos quirúrgicos. Solamente se recomienda someterse a una operación así cuando el juanete es muy doloroso e impide llevar a cabo una vida normal. Entre los distintos procedimientos quirúrgicos se encuentran: extirpar el tejido de la articulación que está inflamado, extirpar parte del hueso para enderezar el dedo del pie, realinear los huesos para corregir la posición de la articulación del dedo gordo, o incluso unir de forma permanente los huesos.

Los juanetes son un problema de salud que no puedes dejar pasar. Gracias a los consejos que te hemos dado, puedes disminuir el dolor que causan de una forma sencilla y económica. No obstante, no olvides consultar con tu médico acerca de cualquier duda sobre esta malformación.